Home

- José tenemos que hablar.
- Gsi pa.
- Cerrá la puerta de la oficina, por favor.
- Gsi pa.

- José antes que nada quiero hacerte saber que te nombré vicepresidente de la empresa no porque seas mi hijo
Sino por tus excelentes calidades técnicas, sos un gran abogado, de mente brillante, decisiones rápidas y precisas, claridad para ver el punto justo del problema y un conocimiento amplísimo de todas las materias.

- Gsi pa.
- No tengo más que elogios para tu labor. La firma se ha limpiado de juicios, hemos ganado mucho dinero como consecuencia exclusiva de tu habilidad profesional. Nuestras competidoras nos respetan y algo más importante ¡Nos temen!, por tu manera agresiva de encarar los asuntos.
- Gsi pa.
- Tu madre està orgullosa de tu meritorio trabajo. Has cumplido su sueño y el mío, por su puesto.
- Gsi pa.
- No puedo más que insistir que sigas en ese camino en el cumplimiento de tus obligaciones para con la empresa, nuestra empresa.
- Gsi pa.
- No obstante todo ello es absolutamente necesario un cambio de imagen.
- ¿Gsi pa?
- Si hijo. Entiendo que hoy es difícil para los jóvenes abandonar costumbres y objetos queridos. Forman parte de su historia,
De su esencia.
Lo entiendo. Juro que lo entiendo.
- Gsi pa.
- No obstante tengo que pedirte, mejor dicho exigirte, que no dictes más los escritos jurídicos a tu secretaria o a quien sea con el osito peluche sentado en tus piernas, que elimines la silla elefante que usas para trabajar en la computadora y que nunca más, ¡Escuchá bien ¡Nunca más!, te sorprendan peinando a ese horrendo mono de aserrín. ¡De acuerdo!
- No pa. Gseguirè con el osito, la gsilla elefante y el mono de aserrín.
- No quiero que esto pase a mayores. Mi corazón ya no está para estas cosas. ¡Al menos dejá de recorrer los pasillos con tus mamaderas de leche chocolatada!
- No pa. Las mamaderas no se negocian. Son qricas y gnutritivas. Tibiecitas, con leche chocolatada y Nestum.
- No seas imbécil. Escuchá como te dicen. No sos el Dr. José Bargullo. ¡Sos el Boludo mamón José Bargullo!
- Que me gimporta. Me critican de genvidiosos.
- José sos un pelotudo.
- Gsi pa.
- ¡Y sacate el chupete de la boca cuando hablas que no se te entiende una mierda!