Donde estoy

Home

María sentía una profunda depresión. Un bajón que no podía superar. A los veinticinco años, dueña de una belleza muy poco común, no lograba que ningún hombre reparara en ella.
Terapias, yoga, amigas fieles y compinches, un trabajo pleno de hombres apetecibles que bromeaban con ella, les contaban sus hazañas amorosas, le hablaban de las actuaciones de sus equipos de futbol favoritos pero jamás, nunca un piropo, una sonrisa cómplice, una mirada provocadora, una cita relevante, nada.


Harta de su vida árida, con muchas navidades y ninguna Nochebuena, entró a la confitería de costumbre, se sentó en una de las mesas de la ventana, pidió el té de rigor y trató de olvidarse del asunto.

Se sirvió y al hacerlo levantó la mirada en el justo momento que un muchacho bello de enormes ojos azules, cabello como el trigo la miraba.
Obviamente volvió a dirigir la puntería hacia el mismo  lugar y confirmó que su primera apreciación no era errada
Trató de disimular el entusiasmo. Había olvidado cuando fue la última vez que un tipo pintón como su ocasional galán se había fijado en ella.
Decidió olvidarse de su timidez y buscar en algún lugar del arcón de sus vivencias una pizca de atrevimiento.
Así no ahorró sonrisas insinuantes, gestos provocativos, alguna caída de ojos, cruzó criminalmente sus bellísimas y largas piernas, las acarició casualmente, pero nada, sólo la mirada que aparecía obstinada y ningún avance.
Al tercer te decidió poner fin al juego. Llamó al mozo, pagó, tomó su cartera, se levanto y puso rumbo a la puerta de salida.
Al pasar por la mesa de bello muchacho mirón decidió sacarse la duda que le molestaba. Lo enfrentó y le preguntó:
-¿Por qué me miró toda la tarde? ¿Por qué no me sacó los ojos de encima?
-Discúlpeme señorita, pero yo no la miré.
-¡Si, me miró! ¡Toda la tarde! ¡Quizás sea un juego! ¡Un pasatiempo que lo divierte! Hoy están todos locos, ¡Se hacen el bocho con cualquier cosa! ¡Quizás esperaba que me acercara yo! ¡O cree que soy una cualquiera! ¡No m’hijito, no soy una cualquiera!
- Jamás puedo pensar eso de usted, respondió el bello caballero
- Pero me maltrató, ¡Me hizo entrar! ¡Me llené de ilusiones, de fantasías! ¡Para nada!, ¡Eso señor para nada!
- Señorita, yo no la maltraté. Yo no hice nada.
- Justamente eso. ¡Me provocó, me entusiasmó y no hizo nada! ¡Dos mesas, nada más que dos mesas tenía que acercarse!, gritaba la pirada
- Miré señorita, no sé quién es usted,   ni donde estaba sentada. Le aseguro sin duda que yo no la miraba.
- ¡Mire señor usted es un mentiroso!
- No señorita yo no soy un mentiroso. Yo señorita soy ciego

Visitas

081568
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
10
120
815
79456
2284
4362
81568

Su IP: 52.91.185.49
14-12-2018 00:48