Donde estoy

Home

-    Buenas noches señor
-    Buenas noches
-    Mire, yo me acabo de caer de aquella estrella, la más brillante, esa que está debajo de la luna. Estoy desorientado.   ¿Podría decirme donde encontraría un lugar para comer algo y pasar la noche?


José lo miró sorprendido. Pensó que había tipos más locos que él. Algo le atrajo del sujeto. Le pareció amable y simpático, decidió seguirle la corriente.
-    ¡Mire usted qué casualidad! Yo también hace un rato me caí de una estrella. Esa que está por arriba de la luna, a la izquierda, es menos brillante que la suya.
-    ¡Qué alegría! ¡Semejante traspié y vengo a toparme con un amigo del espacio!
-    Yo ya me caí varias veces - comenta José - .Por el vino, sabe. Borracho pierdo la estabilidad, caigo y aparezco aquí.   Tengo varios amigos en la tierra, incluso formé una familia. Venga lo invito a pasar esta noche en mi casa.
-    ¡Le agradezco infinitamente! ¡No olvidaré su generosa hospitalidad!
-    Acompáñeme, es la casita blanca, justo en la esquina. Allí vivo con mi familia terrestre.
-    No quiero molestar.
-    Ninguna molestia. No es nada. ¿Cuál es su nombre?
-    Azul. Mi nombre es Azul.
-    ¿Azul? ¿Por qué Azul?
-    Por el color de mis pies.
-    Mire usted, añadió José.
Al llegar a la puerta de la casa José le dijo que esperara un momento. Entró, le dio un beso a su   esposa María y le dice:
-    Invité a un tronado a cenar a casa y pasar la noche. Dice que se cayó de una estrella. Seguile la corriente y dirigiéndose a sus dos hijos adolescentes les advierte¡ No se atrevan a molestarlo! Parece un buen tipo y es mi invitado.
Todos asintieron.
José hizo pasar a Azul, las presentaciones de rigor y a sentarse a hablar un rato hasta que   llamaran a comer.
Se ubicaron en unos cómodos sillones de cuero. Azul pidió permiso para quitarse el calzado. Sus pies se habían resentido con el impacto en el suelo terrestre.
-    Por supuesto dijo José, póngase cómodo.
-    Azul se saca las botas espaciales poniendo en evidencia dos pequeños pies azules y brillantes.
-    Mire usted qué bonitos pies, apuntó María
-    A mí no me gustan, dijo Azul
-    ¿Por qué?, preguntó José
-    Porque prefiero los rojos. Soy hincha fanático de Independiente.

-    Qué casualidad, hincha de Independiente y caíste en Avellaneda, dijo uno de los hijos sin poder reprimir una risita burlona que apagó rápidamente el manotazo de papá.
-    ¡No me diga que estoy en Avellaneda! ¡En Argentina!
-    Así es, dijo José.  A dos cuadras de la cancha del Rojo.
-    ¿Podemos ir? Preguntó Azul
-    Bueno, después de cenar vamos, dijo José
Durante la cena Azul contó que vivía en Decolores, la ciudad capital de la provincia Colorín, en pleno corazón del planeta Blanquiceleste.
-    ¿Blanquiceleste?, interrogó José
-    Si, Blanquiceleste ratificó Azul, agregando que el nombre fue impuesto por el nuevo presidente,fanático de Racing. En mi planeta todo está pintado de celeste y blanco.
-    ¿Por qué tanta influencia de Avellaneda?, preguntó María
-    Porque los pioneros, los fundadores, habían nacido en Avellaneda. Se trasladaron a lo que hoy es el planeta Blanquiceleste en dos naves espaciales que salieron de aquí. También por eso la vida política se divide entre el partido Rojo y el Blanquiceleste.
-    Pero si en Avellaneda no hay ni colectivos ¿de qué naves espaciales habla?, chilló el hijo mayor.
-    Eso ¿Naves espaciales en Avellaneda? ¿Cómo es eso? interrogó el menor de los vástagos.
-    Mis ancestros vivían en Avellaneda, pero debajo de la Tierra. Una serie de túneles nos comunicaban con el exterior. Los domingos nos escapábamos a ver al Rojo o a Racing confundiéndonos con la gente común. Todo fue bien hasta que se rompió la máquina que proporcionaba oxígeno a nuestra comunidad subterránea.
-     Así, contando con una tecnología de avanzada,  construimos dos naves espaciales partiendo a nuestro actual destino. En una viajaron los Rojos y en la otra los Blanquicelestes.
-    ¡Increíble, realmente increíble!, exclamó José mientras por lo bajo le comentaba a María.¡ Este está más tronado de lo que pensaba!
-    ¿Podemos ir a la cancha?, preguntó Azul.
-    Vamos, dijo José quien le indicó a María y los hijos que se quedaran en la casa.
-    ¿Encenderemos las luces del estadio? Preguntó Azul
-    ¡Hoy, Azul,  es su noche de suerte!, el iluminador y canchero es mi hermano. Pasamos a buscarlo y seguro se prende.
-    Hola Raúl, saludó José a su hermano, te presento a mi amigo Azul.
-    Mucho gusto, dijo Raúl
José le contó a Raúl lo sucedido con lujo de detalles. Raúl aceptó cumplir con su rol para hacer realidad la ilusión de Azul y los tres marcharon hacia el estadio.
Azul pisó el césped de la gloriosa cancha del rojo, lo beso, no lo  podía creer.  Raúl prendió todas las luces.
-    ¡Bello!, ¡Bellísimo!, repetía Azul.
En eso estaban cuando un festival de luces multicolores apareció en el cielo.
-    La patrulla de rescate! grita Azul
En instante sobre la alfombra verde de la gloriosa cancha del Rojo se posa suave y sacrílegamente un plato volador blanquiceleste
Se abrió una escotilla, se desplegó una escalera
Azul abrazó a José y Raúl, lagrimeando emocionado.
-    Adiós amigos. ¡Jamás los olvidaré!
Subió la escalera, se cerró la escotilla, despegó el plato volador blanquiceleste.
José y Raúl lo siguieron con la mirada y las bocas abiertas.
Nunca lo contaron. Jamás les creerían.

Visitas

004431
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
117
106
483
2952
2127
2304
4431

Su IP: 23.20.166.142
16-08-2017 22:38