Donde estoy

Home

Graciela no podía soportar más el ambiente de trabajo hostil, pero lo necesitaba, debía tolerar el abuso del patrón, el maltrato de sus compañeros y todo lo que fuera porque cubrir la renta de la vivienda y la comida de cada día no le permitía superar la humillación.

 

El lunes fichando la tarjeta el patrón pasó y le tocó el trasero con una sonrisa de ¡Hago lo que quiero! ¡Jodete soy tu dueño!
Punto final, Graciela, pegó media vuelta y sentencio ¡Esto se acabó!
Preguntó a amigos que podía hacer. El noventa por ciento decía que se arrepintiera, que volviera, que tenía un buen salario y los abogados eran todos tiburones carnívoros.
 No se conformó, estaba dispuesta a hacer pagar al desgraciado tanto desprecio. Un conocido de la familia le recomendó al Dr. Cuervo. Afirmó con convicción que el  letrado lograría hace justicia en su caso.
Graciela fue al estudio del Dr. Cuervo. Se enfrentó en la sala de espera con sillas ocupadas con gente mirando al suelo. Cuando dijeron su nombre Graciela accedió a la oficina del Dr. Cuervo.
- Hola Graciela, dígame, dijo el Dr. Cuervo,
- Mire Dr. yo trabaje por años con Vitorio,  no tengo recibo sólo una multitud de testigos.-
- Suficiente Graciela, suficiente. Dígame ¿Que se le debe?
- Y enero, febrero y unos días de marzo.
- Usted trabajaba como...
- Moza doctor Cuervo. Yo era moza en dos turnos.
- Bueno Graciela mándele a Vitorio este telegrama intimándole al pago por veinticuatro horas de lo adeudado y esperemos.
- Bueno doctor Cuervo.
Pasaron cuarenta y ocho horas sin  respuesta y Graciela volvió al estudio del doctor  Cuervo.
- Si, Graciela, dígame.
- Nada doctor. Nada silencio absoluto.
. Bueno Graciela, envíe este telegrama "Ante silencio, consideróme despedida. Accionaré judicialmente”. En setenta y dos horas dígame si tiene respuesta.-
- Bueno doctor.
- Al día siguiente de la última consulta de Graciela Don Vitorio, el patrón de Graciela, que era un buen tipo y no quería problemas se presentó en el estudio de Cuervo para llegar a un acuerdo amigable.
- Mire, doctor Cuervo. No tengo problemas en arreglar. Mi empresa esta quebrando y Graciela es una buena mujer. Lleguemos a un acuerdo. Dos mil pesos en efectivo y mil pesos de sus honorarios.
- Consultaré a mi cliente, don Vitorio. Deje su teléfono al secretario y le diré.
- A las setenta y dos horas volvió Graciela. No tuve respuesta dijo. ¿Usted sabe algo? No tengo un peso.
- No. Nada, hay que iniciar el juicio. ¡YA!
- ¿Y cuanto me debe? preguntó Graciela.
- Entre deudas de días de trabajo, indemnización por despido, preaviso, vacaciones y aguinaldo proporcional, calcúlele unos treinta mil pesos.
- ¿Tanto?, el Sr. Vitorio no tiene esa plata.
- Si tanto y el Sr. Vitorio tiene esa plata.
- Al día siguiente acudió el Sr. Vitorio al estudio del Dr. Cuervo. ¿Hay algún acuerdo? preguntó.
- Ninguno, Vitorio. Ninguno. Graciela es implacable. Ni  se dignó a pasar por el estudio. Lo lamento pero iremos a juicio.
- A la semana el juicio de Graciela por despido, preaviso, vacaciones, etc., por un monto de cincuenta mil pesos estaba iniciado.
Don Vitorio al recibir la demanda dijo ¡No puede ser! fue a ver a una abogada recomendada que le aconsejó pelear.
- Vitorio y Graciela pelearon. Ganó Graciela. Se estableció a su favor un monto de mil quinientos pesos. A su abogado le regularon diez mil pesos y a la abogada de Vitorio cinco mil con más las costas del juicio a cargo de este último. 
-Ni Graciela ni Vitorio entendían. Pero era así. Por derecha, ley de honorarios mediante las partes debían pagar y elegir entre opciones aprender de la experiencia con prudencia, o la cárcel por no reprimir los impulsos.
La carroña es el alimento de los cuervos

Visitas

081641
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
83
120
888
79456
2357
4362
81641

Su IP: 52.91.185.49
14-12-2018 01:05