Donde estoy

Home

Despacharme Asi ...

Juan era un buen psicólogo, concentrado, estudioso, honesto, rápido para dar con la causa del conflicto que atormentaba a sus pacientes, de terapias rápidas y eficaces.
No obstante ello, su impaciencia y la incontinencia verbal, agresiva, odiosa, insoportable con los tipos que por algún motivo le molestaban eran graves fallas de su manera de ser que no lograba resolver.

Muchos pacientes perdió  por el mal genio y a pesar de su excelencia profesional su futuro en tal sentido no era auspicioso.
Lo sabía, se analizaba, trataba de superar el problema. Había cambiado varios colegas. Inevitablemente era rechazado a la segunda entrevista sin ninguna diplomacia.
Aunque todos le habían dado el mismo consejo. Que cambiara de trabajo, era demasiado explosivo y un día terminaría mal.
No obstante todo ello Juan seguía adelante. Atendía todos los días en su consultorio particular y en aquellos casos en que lograba que su paciente no huyera había tenido éxitos notables.
Ese jueves Juan llegó al consultorio molesto,  inquieto, su peor genio se ponía de manifiesto.
Recibió las fichas de los pacientes diarios de manos de su secretaria a la que sin motivo alguno el conmovió con una mirada de asesino serial.
Las 17 horas era el momento para los gritos
- ¡Bobin! ¡Pablo Bobin! ¡Bobiiiiiiin!, gritaba enloquecido mientras su paciente trataba de hacerlo callar que allí estaba
- Aquí estoy, Dr., soy Bobin
- ¡Licenciado! Bobin, ¡Licenciado! ¡No lo olvidé Bobin!
- Si doctor...digo licenciado.
- ¡Pase, Bobin! ¡Siéntese, Bobin!
-Sí, sí, si doc., licenciado
-¿Qué le pasa mi buen Bobin? ¿Qué diablos le pasa?
- Y mire...No sé, en verdad no sé
- ¡Cómo no  sabe! ¡Cómo no sabe! ¡Vino porque no tenía a quien molestar a las cinco de la tarde y me eligió a mí!
- No, licenciado, no. Yo estoy muy triste.
-¡Miren al señor! ¡Está muy triste! ¡Pedazo de....grandulón! ¿No le parece que ya está mayorcito para andar llorando por los rincones?
- No, doc. …  licenciado. Estoy triste de acá, del pecho. Se me caen las lágrimas, no me quiero levantar  por las mañanas.
- ¿Sabe Bobín? ¡Usted me tiene de acaaaaa! -grita Juan mientras groseramente toma con las dos manos sus genitales- porque gimotea, hace pucheros ¡Y no me dice nada!
- Sí, le dije licenciado. Estoy triste, amargado, no quiero vivir más, me voy a matar.
- ¡Buena idea! ¡Buena idea! -repite Juan
- ¿Buena idea que me mate? -pregunta Bobin
- Y, es una salida, la muerte a veces es una buena salida cuando la angustia y el sufrimiento son  insoportables.
- Y yo ya lo  intenté. Pero me arrepentí porque para los católicos como soy yo es un pecado mortal.
- ¡Pecado mortal, pecado mortal! ¡Eso es cosa de chicos! Cuentos del catecismo. Usted ya es un hombre grande, Bobín.
- Pero quizás pueda llegar a una solución sin partir de este mundo. Quizás pueda quebrar esta soledad insoportable.
- No creo. Usted ya es viejo, feo, desagradable. No creo.
- No soy tan viejo. Tengo cuarenta y cinco años.
- ¡Cuarenta y cinco años! ¡Esta hecho, mierda Bobín! ¡Yo no le daba menos de setenta!
- Y, la vida dura. Siempre en el mar. Ninguna alegría.
- Ninguna alegría significa que nunca estuvo con una mujer.
- No, nunca. He intentado pero él no quiere saber nada
- ¿Quién es él?
- Él -dice Bobín señalando el pene.
-¡Ah, impotente también! Viejo, feo, desagradable e ¡impotente! Lo lamento, Bobín, no tiene cura. Definitivamente yo no puedo ayudarlo.
- Entonces sólo me queda matarme.
- Y...si Bobín. Sólo eso. Para qué quiere seguir en esa vida de mierda. Mátese. Hágame caso.
- ¿Cómo hago? -pregunta Bobín
- ¡Cómo como hace! ¡Usted es un total imbécil!  Qué se yo. ¡Tírese debajo del primer colectivo que pase!
- Bueno, Licenciado, gracias por todo. ¿Cuánto le debo?
- Mi secretaria le cobra, un gusto Bobín. - ¡Pérez! ¡Jorge Pérez!
- Sí, soy Pérez
- Pase, siéntese y espéreme un momento.  Enseguida vuelvo.
Juan va a la cocina, se sirve un café cuando un ruido de frenadas y un impacto contra el edificio conmueven a los pacientes y a la secretaria, que corren hacia la calle.
Un grito agudo y sostenido de la ayudante del psicólogo era la ruidosa y elocuente demostración de espanto de la bella empleada al ver al pobre Bobín sin vida atrapado entre el muro del edificio y el frente del colectivo 155.
-¡Se mató! ¡Se mató! ¡Se mató su paciente doctor! - entró gritando la secretaria.
- ¡Licenciado!, señorita ¡Licenciado! –Le corrige Juan con gesto severo, a la vez que, con la mirada perdida afirma doliente -Lamentable, realmente lamentable, el pobre Bobín padecía de una severa depresión. A veces los mejores esfuerzos profesionales se topan con los peores fracasos.
Cerró la puerta del consultorio y dirigiéndose a su paciente, inmutable dijo
-  Bueno, dígame, Pérez, ¿En qué puedo ayudarlo?

Cuento publicado en El Legendario de la ciudad de San Martin de los Andes

Visitas

081580
Hoy
Ayer
Esta semana
Última semana
Este mes
Último mes
Todos los días
22
120
827
79456
2296
4362
81580

Su IP: 52.91.185.49
14-12-2018 00:49